Jean-Anthelme Brillat Savarin

Impenitente soltero, gastrónomo, glotón siempre, gourmet con frecuencia, viajero y francés hasta la médula. Culto, interesante, curioso y flexible a la vez. Tuvo el concepto genial de que la gastronomía debía ser fuente de