EL GRAN GUERRERO

Era valiente, aguerrido, formidable. No se ocultaba. Todas las mañanas lo oía. No me evitaba, muy al contrario, me buscaba para atacarme, y confesaré que casi siempre lo conseguía. Me aterrorizaba día tras día. Cubierto